Skip to content

Verano

6 septiembre 2012

Un poco de más de lo mismo, un bastante de novedad en lo que se refiere a este nuestro sacerdocio deportivo. Julio no sería lo mismo sin la carrera del Rock & Roll de El Escorial, la cual no sería lo mismo sin la presencia del gran Klass, ni sin esa cuesta rompecorazones que este año el Ayuntamiento ha logrado inclinar un par de grados de pendiente; ni sin la fantasmagórica carrera de Collado Mediano, la Noche de Miacvmm, que sorprendentemente está perdiendo adeptos.

Pero aquí se acaba la rutina. La preparación para Nueva York está eclipsando todo lo demás. Con la sensación de que no ha habido tiempo apenas entre MAPOMA y este ciclo, otra vez el periodo de entrenamiento de 16 semanas absorbe como un agujero negro buena parte de tu vida. Con la cabeza y el cuerpo puestos en el 4 de noviembre, esa sensación tan rara que produce madrugar los fines de semana y en vacaciones para entrenar (“my lunch hours aren´t for eating, my Saturday mornings aren´t for sleeping, and my holidays aren´t for taking it easy: I am a runner”), yo creo que esto es ya una forma de vida, y no otra cosa.

Esta reflexión da para mucho. Uno hace cosas que ni de lejos se habría visto haciendo hace tiempo, y lo que es más extraño, se siente en un discurso muy distinto al resto de la gente. En fin, supongo que son cosas de las endorfinas.

Aún así, el inicio del otoño se presenta como muy predecible: pocas carreras, disciplina alimentaria, rutina deportiva, e investigación neoyorquina. Y cuando cunde el cansancio o el aburrimiento, nada como leer las crónicas de pasados maratones en NY para levantar la motivación.

Debo llamar también la atención sobre la fulminante defunción de mi Garmin y la evidente conspiración en el sector de la comercialización de dispositivos GPS, para el que el término “sustituir baterías” no existe. Una operación impecable por parte de la empresa que se ha saldado con la compra del modelo 410 en Amazon, confirmando que esto del running no es como se presume por ahí un deporte barato, y que deja con una sensación de dependencia de lo más incómoda, sabiendo además que a partir de dos años, en cualquier momento puede pasar lo mismo.

Y un apunte más ¿alguien se acuerda de la movida del ropero hace dos años en MAPOMA? Pues algo parecido se ha montado cuando la organización ha anunciado que este año NO iba a haber ropero en NY. Ante las larguísimas colas que se montaban, con más de una hora para salir de Central Park, decidieron –y anunciaron con dos meses de antelación- cortar por lo sano y evitar los traslados de bolsas y la recogida en la meta. Claro, se ha liado parda, y la organización ha decidido dar marcha atrás y ofrecer una solución mixta, para quitarse el sombrero, desincentivando la entrega de bolsa pero atendiendo a las protestas de centenares de corredores del que presume de ser el mejor Maratón del mundo: ropero para el que quiera, sabiendo lo que le espera, y abrigo y regalo para el que no. Escuchando al cliente, que paga una pasta. Pero bueno, como aquí. Por cierto, las fotos de abajo no son de Anakin y la princesa Amidala, sino del poncho que van a dar a los finishers que no lleven bolsa.

Carrera Popular Hoz del Huecar, 17 de junio de 2012

17 junio 2012

Vaya una carrera guapa, guapa, ésta de la Hoz del Huecar. Naturalmente, buena parte de lo que la hace imprescindible son las vistas de las que uno va disfrutando durante toda la carrera. Desgraciadamente, para disfrutar de unas vistas inmejorables, por lo general, hay que subir…
La carrera es en Cuenca, y como casi todas las que se organizan en ciudades pequeñas y pueblos, está muy cuidada y no tiene un solo fallo. Incluso empieza a las 10 de la mañana (creo que antes era en sábado por la tarde) para que la gente pueda acudir desde otras ciudades, como así ha sido: mucha gente de provincias como Valencia, Albacete, Alicante, Murcia, sobre todo de clubes, lo que indica desde el principio que es una especie de carrera de culto.
Casi 15 kilómetros de los que los primeros 10 son de subida continua, excepto del 7 al 9, que están específicamente puestos ahí para rematarte. Si, como hoy, hace un calor infernal, acabas verdaderamente hecho un guiñapo. De hecho, los servicios médicos han tenido que emplearse a fondo, con mucha gente desvanecida a lo largo del recorrido.
Pero….vaya paisajes. Desde que sales de la ciudad el recorrido es un privilegio, un espectáculo para la vista. Al principio, porque vas subiendo y corres en el fondo de la Hoz, entre paredes verticales enormes, con casas construidas en sitios imposibles. Si eres un poco ingenuo, no terminas de creerte que vas a llegar allí arriba. O sea, que uno no va a la Media de El Escorial porque es una paliza, y va y se mete en esto. No tengo arreglo.
Pues eso, una subida constante, con la boca abierta, hasta que llega el kilómetro 7, en el que sigues con la boca abierta pero por otras razones. En algunos tramos puedes ver una larguísima hilera de corredores, pues la carrera va muy estirada, rodeando la montaña.
Cuando se llega arriba, una vez que superas el momento de ¿yo he subido esto?, el espectáculo continua, con el precipicio a la izquierda y Cuenca al fondo. Si se hace llevadero es porque no hay un solo momento en que el paisaje no sea una maravilla. Y craso error: no llevar la cámara para inmortalizarlo, a pesar de que pueda costarte diez minutos más, como hacían algunos corredores.
Como todo lo que sube, baja, aquí también hay cuesta abajo, pero para no dejarte indiferente, sólo bajas en menos de 2 kilómetros todo lo que has subido antes, por calles empedradas y, por cierto, bastante llenas de gente.
En fin, épico y espectacular. Muy recomendable, por la organización y lo grandioso del recorrido, en todos los sentidos. Por cierto, una camiseta más que original, desde luego si quiero llamar la atención ya tengo qué ponerme.


Merece la pena cascarse 160 kilómetros desde Madrid al menos una vez para sufrir y disfrutar en esta carrera, y, desde luego, cruzando los dedos para que no caiga una solanera como la de hoy o, si cae, sobrevivir, que ya es bastante.

Rock´n´Roll Madrid Marathon 2012 (3): la carrera

23 abril 2012

¿Se puede disfrutar de cada kilómetro de un maratón, aunque en algunos momentos las estés pasando putas?…. Si
¿Se puede disfrutar de cada segundo antes y después de un maratón, aunque primero estés hecho un flan y después dolorido hasta los huesos?…. Si
No era el debut, y por eso uno tiene la sensación de que no ha entrenado con la misma intensidad que el primer año. Sabes lo que te espera, en un momento de la carrera que no puedes predecir. Es muy difícil mantener la tensión del entrenamiento durante cuatro meses. Y, ahora puedo decirlo, hubo un momento, unas pocas semanas antes, en que unos problemas de estómago me hicieron dudar seriamente de que pudiera correr. Pero la mente es muy poderosa. La mente trabajó bien en los días previos, incluso la noche anterior hasta el punto de que me dejó perfectamente preparado para afrontar la carrera: un sueño agitado y extraño, que me hizo despertar con hambre de kilómetros. La mente es, sí, muy, muy poderosa.
El encuentro de blogueros, tan emotivo como se esperaba. Muchos a los que sólo ves de cuando en cuando, llegados de fuera, con ese sentimiento de fraternidad tan propio de este colectivo. Foto a la que llegamos en el último segundo Gacela de Pueblo Nuevo y un servidor. Nos encontramos en el ropero, colocado este año donde Cristo dio las tres voces debido a los enormes problemas logísticos del año pasado (peleas, deserción en masa de voluntarios, en fin, típico de este país). Fuimos hablando hasta el punto de encuentro, pero si no nos damos cuenta terminamos en Getafe.
Fotos, abrazos, conjuras,….y a correr.
Me había planteado esta carrera como una manera de coger experiencia, y creo que aprobé con notable alto. Desde el principio, ritmos clavados, y cuando no, compensando para mantener un ritmo medio de 6:30, que no da para echarle el aliento a un keniata, pero si para acabar con dignidad.
Con José Antonio, compañero de los entrenamientos de Mapoma, y un –hasta ayer- desconocido corredor, Fernando, que acompasó su ritmo al nuestro, o al revés, y que nos ponía los pies en el suelo cuando acelerábamos, hasta que sus rodillas le frenaron. “El que hoy luche conmigo será mi hermano”, había colgado en Facebook el párrafo de Enrique V. Qué tendrá este deporte, y en concreto esta carrera, que produce una solidaridad que no se ve en otro sitio.
Dos medias maratones clavadas. La primera, cómoda, hasta divertida (pasar al lado del Bernabéu bien se merece una celebración); la segunda, la que te pone a prueba, con dolor, otro año más, dolor en el empeine y las rodillas desde muy pronto que obliga a buscar estrategias mentales para seguir. Pero el dolor sólo es dolor. Adelantar corredores es otra (“otro cadáver, Jose”). Veo a la salida de la Casa de Campo a Alexandra Panayotou, que el viernes en la Feria nos decía que precisamente ésa era una de sus maneras de gestionar el sufrimiento. Gracias, Alex.
Desde el 33 sólo hay que restar, pero ya hay que restar. El cansancio se acumula, cada vez estoy más dolorido, pero los kilómetros pasan uno tras otro, y con cada uno, lejos de venirme abajo, me veo más cerca de mi objetivo, que no es sólo llegar a la meta. Me recreo pensando en lo fácil que sería pararme y en que no lo voy a hacer. Ni siquiera en la cuesta de Alfonso XII. Me lo he ganado, me lo merezco.
Llego a la puerta de Retiro y está mi tesoro, mi premio, mi hijo pequeño, de lejos veo a mi mujer intentando sujetarle, está deseando salir a correr conmigo. Creo que la recta del Paseo de Coches no lo voy a olvidar en mi vida. Me da tiempo a gritar, a llorar, a correr con los brazos abiertos para celebrarlo, a decirle a mi hijo que disfrute como yo de estos segundos, que los aplausos son para nosotros, para transmitirle que las cosas cuestan y que cuanto más las deseas, mejor te saben cuando las consigues, pero que el camino es también una parte de la recompensa.
Esta es la crónica de una victoria, y una crónica llena de gratitud. A mi familia, que tiene que aguantar esta afición casi más allá de lo tolerable. A los amigos, compañeros del trabajo, ¡vecinos!, que han estado a lo largo de todo el camino, animando, acompañando, ayudando a encontrar una gloria que no es la suya. Qué generosidad por todas partes. Qué afortunado soy.
Ayer terminó el Maratón de Madrid y hoy empiezo el de Nueva York, si Dios quiere en Noviembre estaré viviendo la madre de todas las Maratones, y lo compartiré aunque sólo sea para devolver un poco de todo lo que recibo.

Rock´n´Roll Madrid Marathon 2012 (2): la camiseta de Teresa

20 abril 2012
tags:


No es Maratón si no pones el alma: como el Maratón, la vida es una carrera de fondo
Hoy en la Feria del Corredor hemos entregado a Teresa una camiseta firmada por unos cuantos bloggers-runners. Teresa tenía pensado correr este año el Maratón, pero ha sido llamada a correr otra carrera de la que, conociéndola, va a salir airosa y sobrada. Lo cuenta en su blog con la misma naturalidad y entereza con la que habla contigo, y se merece que hayamos hecho algo para que todos corramos juntos, ella con nosotros el 22, y nosotros con ella todos los días. Ha prometido que el 28 de abril de 2013 está en la línea de salida.
En otro orden de cosas, la Feria de este año es, muy parecida a la anterior, con muchos más americanos, sin el compresor , con figurones como Abel Antón o Martín Fiz, y unos cuantos amigos, como Saturnino o Klass, en el ritual de recogida de dorsales.


Debo señalar que, como era de prever, he perdido los papeles y me he dedicado a estimular la demanda agregada del país con numerosas compras, la mayoría de las cuales no necesitaba pero que han permitido disminuir mis niveles de disonancia cognitiva. De lo que no me arrepiento para nada es de haber comprado la camiseta Joma con los colores apropiados para correr en Nueva York, Dios mediante. Previsor que es uno.

Lo dicho, nos vemos el domingo a las 8 en la puerta del Ayuntamiento

Carrera Nocturna Energizer y Carrera Síndrome Sanfilippo, 14 y 15 de abril de 2012

15 abril 2012


Una carrera original y un ejemplo de cómo aprovechar espacios públicos y además llevar el deporte popular a los más pequeños: eso fue la I Carrera Nocturna Energizer, que corrí con mi hijo pequeño, y a quien hubo que arrastrar en el desvío de las dos carreras, la de 1,7 y la de 7,5 Kilómetros, pues se quería sumar a la segunda. Poco usual, y espectacular, la imagen de los miles de luces de los frontales moviéndose por el Parque Juan Carlos I de España y III de Botsuana (temor de los elefantes)

Una carrera que sólo fue un poco deslucida por el frío y la lluvia, pero que merece la pena repetir si vuelve a pasar por Madrid.

Pocas horas después, el domingo a las 9, y con una pelona impropia de estas fechas (rescaté al gran Pepemillas cuando estaba a punto de morir de congelación, el pobre), a la I Carrera Popular Síndrome Sanfilippo, patrocinada además por mi empresa, de barrio, con mucha gente realmente popular y extraordinariamente bien organizada. Merece la pena asistir cuando además sabes que no hay intereses raros detrás, conocer a los padres de un niño con esta enfermedad sobrecoge el corazón y te hace relativizar todo. Por cierto, dos animadores en todo el recorrido. Gracias, barrio de Las Tablas, por vuestra entrega.

Saludo rápido a compañeros mapomeros, faena de aliño y rápido para el último entrenamiento de Mapoma antes del Rock´n´Roll Marathon Madrid (esto es un sacerdocio). La encantadora Myriam me preguntaba hoy si estaba preparado: yo creo que nunca se está preparado para esta prueba, pero da igual. Entramos en la mejor semana del año, la de la carga de hidratos, los miedos, las dudas, la ilusión y la paranoia, y el domingo ya sólo sólo cabe hacer las cosas con prudencia y responsabilidad, y procurar disfrutar de cada metro.

Por lo demás, el domingo las 8 en la puerta del Ayuntamiento nos vemos todos ¿verdad?

Rock´n´Roll Madrid Marathon 2012 (1): la quedada

8 abril 2012


Un año más, en tiempo y forma: cápridos, bóvidos y demás parientes; zapatillosos y calcetineros; veteranos y novatos; madrileños, navarros, asturianos, leoneses, extremeños,….; expatriados e inmigrantes; rojos y fachas; coptos, suníes y budistas; pares y nones; pixies y dixies; jefes y curritos, activos y jubilados; el 22 de abril, en el mismo sitio y a la misma hora, a las 8:00 en la puerta del Ayuntamiento, que la alcaldesa nos ha reservado sitio.
Esta no es nuestra quedada, es nuestra conjura.

Agotadas las inscripciones para el Maratón de Madrid. La que se puede liar.

6 marzo 2012
tags:


No podía creer lo que leía: a falta de 57 días, el grupo de Facebook del Rock´n´Roll Madrid Marathon anuncia que las inscripciones están agotadas. Sí, ese Maratón que el año pasado parecía sobrepasado por el de Barcelona.
Lo primero que pensé, y así lo escribí en el muro del grupo, es que era una broma. Pero esta mañana he ido a la sede de MAPOMA a recoger el dorsal para la Media Universitaria, y me han confirmado que es verdad.
A partir de aquí, y puesto que yo me inscribí hace dos meses (como podía no haberlo hecho, el año pasado lo hice unas semanas antes y con la promoción Adidas), reflexiono libre del cabreo que tendría si me hubiera quedado fuera, pero sabedor que si me hubiera tocado, después de llevar dos meses pasando frío y quitándole tiempo a mi familia porque me encanta correr por mi ciudad, habría salido pitando a comprarme unas Adidas (tampoco es que me importe, es mi marca favorita) y acto seguido habría consagrado el resto de mi vida denunciar esta putada. Porque, siendo legítimo, esto es una verdadera y pérfida putada.
Conozco un montón de gente que lleva desde enero preparando este Maratón y no tiene la inscripción. En ningún momento se ha avisado que se estaba acabando el cupo. No soy un corredor muy experimentado, pero salvo que vengas de fuera, y tengas que reservar viaje y hotel, es razonable pensar que esperes hasta unas pocas semanas antes, por si te lesionas o te surge un contratiempo.
A fecha de hoy, 6 de marzo, hay inscritos 7.428 corredores para la Maratón y 2.266 para la carrera de 10k. Si el límite máximo son 12.000, y quitando las plazas libres para la promoción de compra de zapatillas Adidas, que no creo que sean 1.300, esas plazas irán para la carrera corta (¿y más rentable?).
Me cuesta también creer que se ha desatado una furia corredora tan desmesurada, en un país en el que desgraciadamente el número de mujeres corredoras es inferior al 50%, muy, muy por debajo de otros países, en los que incluso corren más mujeres. Y no me creo que vayamos a recibir hordas de estadounidenses en esta primera edición.
Dicen que no es una estrategia de marketing. No me lo creo. Creo que es una estrategia a largo plazo con muchos riesgos en el corto. No es una inscripción cara comparada con carreras similares en otros países (y mucho menos ahora, con el cupo cerrado). Creando carestía se pueden incrementar los precios, el deseo de participar y adelantar los cobros de las inscripciones. Supongo que se habrá valorado el riesgo de que unos cuantos cientos (o si acaso pocos miles) de corredores dejen de correrlo uno o dos años. O a lo mejor es que es eso, que sólo son “unos pocos cientos”.
Un producto de edición limitada, como este Maratón de Madrid, es más glamouroso. A lo mejor queremos que se parezca a Nueva York, pero en pequeñito. Pero parecerse a NY, le faltan 30.000 corredores, una feria del corredor de verdad, conseguir que los madrileños se vuelquen con la carrera, o evitar que los corredores se pongan a orinar en la calle a lo largo de todo el recorrido, por poner unos pocos ejemplos.
Me atrevo a pedir que abran las inscripciones. Que llamen a la gente del CD Fortuna o a los de Last Lap y que les enseñen cómo manejar volúmenes superiores a las 20.000 personas. Que piensen en los clientes, los corredores, que no tenemos la culpa de tener este vicio, y que queremos correr y vivir esa mañana cuanto más acompañados, mejor.