Skip to content

Rock´n´Roll Madrid Marathon 2012 (3): la carrera

23 abril 2012

¿Se puede disfrutar de cada kilómetro de un maratón, aunque en algunos momentos las estés pasando putas?…. Si
¿Se puede disfrutar de cada segundo antes y después de un maratón, aunque primero estés hecho un flan y después dolorido hasta los huesos?…. Si
No era el debut, y por eso uno tiene la sensación de que no ha entrenado con la misma intensidad que el primer año. Sabes lo que te espera, en un momento de la carrera que no puedes predecir. Es muy difícil mantener la tensión del entrenamiento durante cuatro meses. Y, ahora puedo decirlo, hubo un momento, unas pocas semanas antes, en que unos problemas de estómago me hicieron dudar seriamente de que pudiera correr. Pero la mente es muy poderosa. La mente trabajó bien en los días previos, incluso la noche anterior hasta el punto de que me dejó perfectamente preparado para afrontar la carrera: un sueño agitado y extraño, que me hizo despertar con hambre de kilómetros. La mente es, sí, muy, muy poderosa.
El encuentro de blogueros, tan emotivo como se esperaba. Muchos a los que sólo ves de cuando en cuando, llegados de fuera, con ese sentimiento de fraternidad tan propio de este colectivo. Foto a la que llegamos en el último segundo Gacela de Pueblo Nuevo y un servidor. Nos encontramos en el ropero, colocado este año donde Cristo dio las tres voces debido a los enormes problemas logísticos del año pasado (peleas, deserción en masa de voluntarios, en fin, típico de este país). Fuimos hablando hasta el punto de encuentro, pero si no nos damos cuenta terminamos en Getafe.
Fotos, abrazos, conjuras,….y a correr.
Me había planteado esta carrera como una manera de coger experiencia, y creo que aprobé con notable alto. Desde el principio, ritmos clavados, y cuando no, compensando para mantener un ritmo medio de 6:30, que no da para echarle el aliento a un keniata, pero si para acabar con dignidad.
Con José Antonio, compañero de los entrenamientos de Mapoma, y un –hasta ayer- desconocido corredor, Fernando, que acompasó su ritmo al nuestro, o al revés, y que nos ponía los pies en el suelo cuando acelerábamos, hasta que sus rodillas le frenaron. “El que hoy luche conmigo será mi hermano”, había colgado en Facebook el párrafo de Enrique V. Qué tendrá este deporte, y en concreto esta carrera, que produce una solidaridad que no se ve en otro sitio.
Dos medias maratones clavadas. La primera, cómoda, hasta divertida (pasar al lado del Bernabéu bien se merece una celebración); la segunda, la que te pone a prueba, con dolor, otro año más, dolor en el empeine y las rodillas desde muy pronto que obliga a buscar estrategias mentales para seguir. Pero el dolor sólo es dolor. Adelantar corredores es otra (“otro cadáver, Jose”). Veo a la salida de la Casa de Campo a Alexandra Panayotou, que el viernes en la Feria nos decía que precisamente ésa era una de sus maneras de gestionar el sufrimiento. Gracias, Alex.
Desde el 33 sólo hay que restar, pero ya hay que restar. El cansancio se acumula, cada vez estoy más dolorido, pero los kilómetros pasan uno tras otro, y con cada uno, lejos de venirme abajo, me veo más cerca de mi objetivo, que no es sólo llegar a la meta. Me recreo pensando en lo fácil que sería pararme y en que no lo voy a hacer. Ni siquiera en la cuesta de Alfonso XII. Me lo he ganado, me lo merezco.
Llego a la puerta de Retiro y está mi tesoro, mi premio, mi hijo pequeño, de lejos veo a mi mujer intentando sujetarle, está deseando salir a correr conmigo. Creo que la recta del Paseo de Coches no lo voy a olvidar en mi vida. Me da tiempo a gritar, a llorar, a correr con los brazos abiertos para celebrarlo, a decirle a mi hijo que disfrute como yo de estos segundos, que los aplausos son para nosotros, para transmitirle que las cosas cuestan y que cuanto más las deseas, mejor te saben cuando las consigues, pero que el camino es también una parte de la recompensa.
Esta es la crónica de una victoria, y una crónica llena de gratitud. A mi familia, que tiene que aguantar esta afición casi más allá de lo tolerable. A los amigos, compañeros del trabajo, ¡vecinos!, que han estado a lo largo de todo el camino, animando, acompañando, ayudando a encontrar una gloria que no es la suya. Qué generosidad por todas partes. Qué afortunado soy.
Ayer terminó el Maratón de Madrid y hoy empiezo el de Nueva York, si Dios quiere en Noviembre estaré viviendo la madre de todas las Maratones, y lo compartiré aunque sólo sea para devolver un poco de todo lo que recibo.

Anuncios
21 comentarios leave one →
  1. 23 abril 2012 21:46

    Juan, eres un heroe. ¡Qué coño heroe! como dicen los niñatos de hoy en día, ¡ERES EL PUTO AMO! Gracias por ser como eres y por haberme dejado compartir kilómetros a tu lado durante 4 meses (aunque sea viendo al caudillo a caballo, leches)
    Un fuerte abrazo, amigo.

  2. 23 abril 2012 22:16

    Enhorabuena, Juan, me alegro un montón de que todo terminara bien y de que hayas disfrutado de todos los kms.
    Por cierto, ¿fuiste tú la “mano callada” del km. 33?

    ¡Un beso!

  3. 23 abril 2012 23:01

    Enhorabuena Juan! Que entrada más emotiva, me ha encantado, muy bien descrito lo que se siente. Felicidades por esa buena lucha que llevaste hasta el final.
    Un saludo

  4. Raúl (Korrecaminos) permalink
    24 abril 2012 03:30

    Disfruta de tu triunfo Juan. Cada Maratón es distinto y deja un sabor de boca a cual más dulce.

    Felicidades.

  5. 24 abril 2012 05:59

    Enhorabuena, efectivamente con todos los males que puedan venir antes y mientras corres, la cabeza lo es todo para poder conseguir el maratón.
    Ahora a preparar ese NY, que debe ser la leche.
    Salu2

  6. Halfon permalink
    24 abril 2012 06:30

    Juan da gusto compartir afición con gente como tu, una Maratón es una suma de emociones, disfrute y sufrimientos que nos permite decir al final, la Maratón ha pasado viva la Maratón. Ya nos contarás NYC, si me tocara este año sería maravilloso poder compartir contigo esa experiencia.

  7. canalillogarden permalink
    24 abril 2012 07:10

    Bonita, emotiva, y real como la vida misma la crónica Juan, me siento identificado al cien por cien en todos los sentimientos y sensaciones que transmites en ella.
    Muchas felicidades y Enhorabuena campeón, ahora a preparar NYC y comerse el Central Park.
    Un abrazo

  8. Jaime N@v permalink
    24 abril 2012 07:13

    Enhorabuena!!! Juan, otros 42,195 de los buenos bien trabajados, venga a por otros, esos de NY

  9. Alex permalink
    24 abril 2012 07:48

    Habrás quién corra mejor o más deprisa, pero sintiendo y escribiendo crónicas eres el mejor. Me alegró mucho volver a verte y espero que no sea la última vez
    “El que hoy luche conmigo será mi hermano” debería ser el lema de mi carrera.
    Un abrazo de los grandes

  10. 24 abril 2012 08:34

    Qué gran crónica! qué momentazo con los tuyos y qué sabias palabras le has regalado a tu hijo, valen más que el oro! a seguir soñando Juan Antonio, Nueva York te espera. Un besazo enorme

  11. 24 abril 2012 11:28

    ¿Y por qué no te he visto yo a ti?, una pena no haberte saludado, fue todo una vorágine de caras, saludos, estrechar manos. Habrá otra ocasión. Felicidades por la carrera y por la crónica y ahora a mirar de lejos New York, pero que se irá acercando inexorablemente. Suerte. Un abrazo.

  12. 24 abril 2012 17:55

    llegar es emocionante, ¿verdad?
    Disfrútalo.

  13. Bel_ga_rion permalink
    25 abril 2012 10:50

    Felicidades campeón, muy buena carrera y fenomenal crónica como siempre.

  14. 26 abril 2012 17:26

    Gran carrera, gran crónica, brutal el último párrafo…

    Un abrazo y Enhorabuena

  15. *Pegasus* permalink
    26 abril 2012 20:04

    Jopetas, Juan, has conseguido emocionarme. Qué gran crónica y cuántos sentimientos. Me alegro que tanto el camino como la prueba hayan sido tan bonitos.
    Suerte en la preparación para Nueva York.
    Un superbeso <.9

  16. 26 abril 2012 22:14

    Enhorabuena Juan por esa carrera llena de buenas emociones.
    Un saludo.

  17. Risco permalink
    27 abril 2012 06:02

    Felicidades Juan.
    Más que por la carrera por lo bien que has entendido el espíritu de la maratón.

  18. ciritadg permalink
    28 abril 2012 13:46

    Fue un gusto conocerte. Pasate por mi blog, tengo una sorpresita 🙂 No se si has corrido la maraton de Nueva York en otra ocasion pero te va a encantar. No es tan dificil como la de Madrid. A excepcion de 5 puentes, uno de ellos con bastante elevacion (milla 15) es mas bien plana. Un besote.

  19. 28 abril 2012 16:48

    Enhorabuena Juan!!otro maratón más!! preciosa crónica como siempre!! buen mensaje le transmites a tu hijo! y es de buena persona ser agradecido y qué bonito es devolver lo que recibes! qué grande eres!
    un fuerte abrazo,
    bss
    Tania

  20. mwais252 permalink
    30 abril 2012 11:29

    Que tiemble Murakami !! Juan, que bien describes sensaciones y la llegada a meta.Disfutaremos sin duda, con tu ralato de preparacion y marathon de N York. Nos vemos en la prox carrera. Un abrazo y enhorabuena!!!! .MW

  21. 16 mayo 2012 08:26

    Por poco llego y ya estás corriendo por Manhattan, en cualquier caso enhorabuena por la carrera y sobre todo por la forma de afrontarla.

    Ahora a entrenar para la gran manzana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: