Skip to content

La noche de Miaccvm, el cumple de Félix, la Carrera del Rock & Roll y la visita del Papa

31 julio 2011


Supongo que el verano es razón y disculpa suficiente para encadenar crónicas de carreras y otros festejos que se acumulan sin descanso. Ciertamente, además, mi comportamiento en la Red no está cumpliendo los mínimos protocolos de cortesía. Leo con frecuencia la mayoría de los blogs de amigos runners (más otros de contenidos varios), sin la más elemental rutina de saludar y comentar.
Lejos de flagelarme, o esperar una merecida flagelación, retomo la catártica costumbre de hacer partícipe a una probablemente indiferente –cuando no despechada- audiencia de una actividad deportiva que ha conocido épocas mejores.
La Noche de Miaccvm es probablemente una de las carreras más poco ortodoxas del año. Supuestamente, la gracia está en que rodea un yacimiento romano muy cerca de Los Molinos, en la sierra de Madrid. Pero no. No, porque eso depende de la buena fe de los corredores, que se tienen que creer que están corriendo alrededor de unas piedras antiquísimas, porque la carrera es nocturna y lo único que puede parecerse es unas luces naranjas que hay a la derecha cuando estás acabando, léase echando el bofe.
La verdadera gracia de esta carrera es que si la terminas entero, esto es, si no te has dado un hostión del diez en cualquiera de las innumerables irregularidades del terreno, te sientes como se debe sentir un torero cuando acaba vivo una faena.
Adicionalmente, este año la carrera tenía doble peligro, porque el mismo día y a la misma hora, el gran Félix, un tipo de los que ya no se encuentran, había convocado por sorpresa a una nutrida troupe de familia y amigos para celebrar su 70º cumpleaños en El Tejar, uno de los bares de copas de más raigambre de Guadarrama. Strippers, estarletes, barra libre, cantos patrióticos, varios jamones serranos,…. En fin.

Hubo que elegir, y elegí. Bueno, mis patrocinadores, a los que me debo, eligieron por mí. Acompañado por los gritos de ánimo y entusiasmo de mi familia, y rezando por no encontrar la maleta en la puerta de casa a la vuelta, abandoné la fiesta en pleno apogeo, sin ninguna esperanza de que me guardaran un plato de comida, para dirigir mi mismidad a Los Molinos, donde varios ilustres blogueros ya estaban calentando.
Digo bien, calentando, porque la organización tuvo a bien amenizar la espera con el espectáculo de la danza del vientre de una voluntariosa muchacha, que deleitó a una babeante audiencia con una serie de contorsiones de indudable calidad. A estas fechas aún me estoy preguntando qué relación existe entre esta danza oriental y una carrera con pretensiones de diferenciarse por la vía de recordar los siglos de ocupación romana de la Península. Es que en este país tragamos con todo.

La carrera fue distinta en sus primeros kilómetros a la del año pasado, pues a los organizadores les pareció oportuno añadir varias cuestas (arriba, claro) hasta completar un recorrido de más de 10 kilómetros. Cualquier cosa es buena para llegar a la zona más peligrosa sin luz.
Todo ello sin que desmerezca un solo minuto esta carrera, distinta a todas las que haces durante el año. Una buena porción de sufrimiento de la que no te acuerdas al terminar, sólo de detalles como correr bajo la luna llena en verano, los cantos de los grillos (rezas para no tropezar en un terraplén y que te devoren durante la noche) o la fantasmagórica imagen de las luces de los frontales moviéndose a lo largo del recorrido.

A la llegada, sólo destacar la extraña ausencia de colegas, probablemente escondiéndose como castigo por no escribir en sus blog, y el encuentro con Yolanda, en un estado de cierto estupor mental, quizás como consecuencia del efecto de las ampollas de la semana anterior, empeñada en confundir los nombres de las personas. Pero los perdono a todos.
La vuelta al cumple de Félix, en los últimos minutos del desparrame, sólo me permitió comerme las sobras de los regalices que habían servido como acompañamiento a los rones con coca cola. El que algo quiere, algo le cuesta.

Apenas una semana después, cita con la inefable Carrera del Rock and Roll, en ese pueblo tan querido por los corredores como es El Escorial. Más gente pero menos disfraces. Mucho, mucho ambiente en las calles. Presencia de la élite de la blogosfera: Gonzalo (Gacela de Retiro), Belén (con un par, se subió la cuesta rompecorazones corriendo), Klass (al que no ponen falta en esta carrera ni de coña), y otros miembros del ubicuo club Caprus (hay por la red unas fotos de Miguel con peluca que no tienen precio), o la Muy Temible Bala Raquela.

Gonzalo y yo tuvimos el privilegio de asistir a la presentación en sociedad de las Adidas “Visita del Papa”, nuevo modelo portado por tres ciudadanas con dorsal (sí, con dorsal) y falda que corrían por el empedrado del Monasterio. Un modelo muy, muy logrado, que replica la estética de las chanclas de bajar a la piscina y suenan como las chanclas de bajar a la piscina, y que sin duda harán las delicias de los corredores que cifran sus esperanzas en las carreras de época estival.
También en este caso los organizadores decidieron ponerle más cuestas a la carrerita. Vaya verano llevamos. Aunque da igual llegar a la cuestecita con 4 kilómetros de llanos o de cuesta, es casi materialmente imposible subirla andando, imaginaros corriendo, como hicieron algunas.

Muchas risas, ambiente sano, concierto de rock duro al final, la camiseta negra que vestirán los héroes de El Escorial durante el resto del año, nuevo modelo de Adidas,… hay otros mundos, pero están en éste.
Próxima cita: Pedestre Popular de Guadarrama. Para el que la corra, que no se olvide de tomarse un pincho de tortilla y un botellín al terminar en el bar Ficha. Hacedme caso.

Anuncios
8 comentarios leave one →
  1. 1 agosto 2011 06:02

    Totalmente de acuerdo con lo que has comentado de la MIACCUM, hubo varios momentos de temer por mi integridad física, y viví varios leñazos de corredores en butaca de primera fila. A la del Rock´n Roll no pude asistir, me la guardo para el año que viene…

    Un saludo y me paso por aquí de vez en cuando.

  2. halfon permalink
    1 agosto 2011 06:05

    Juan, también soy de los que últimamente está anárquico con la blogosfera y sin tenenr unos mínimos de cortesía.

    El verano para el ambiente correril es raro, pero creo qeu en tu caso aprovechas todas las oportunidades.

    Este año no nos veremos en Guadarrama, por mi parte la próxima carrera atípica será la de Cerceda.

    Un fuerte abrazo

  3. 1 agosto 2011 08:20

    El verano trae consigo anarquía en la red, es lo que hay. Muchas cosas juntas, pero todas buenas. cuídate

  4. Celina permalink
    1 agosto 2011 09:14

    Pero qué bien te lo has montado en julio! a seguir disfrutando. Un besazo

  5. Rafa (Canalillo Garden) permalink
    1 agosto 2011 09:48

    Joer Juan, no dirás tío, NO TE PIERDES UNA, luego no te quejes si no te dejan entrar en casa, “pindongo”.
    Un abrazo

  6. 1 agosto 2011 09:59

    Es lo que tiene el verano…

  7. *Pegasus* permalink
    1 agosto 2011 22:01

    Ole el salero, Juan. Tienes el don de trasmitir la esencia de aquellas carreras en las que participas. Cuando voy yo, soy aún más consciente de esa capacidad dce observación sobresaliente que te caracteriza.

    La Miaccum es eso: oscuridad, polvo, socavones, trialeras y una cuesta interminable hasta llegar a meta. Y este año, en lugar de contentarse con los 8 km largos del año pasado, un par de ellos de cuestecitas en asfalto para ir calentando. Pero bien.

    La del R&R me pareció más dura que el año pasado por ese cambio de recorrido. Me da a mí que en la edición anterior comenzábamos en toboganes con predominio de bajadas, este año picaba claramente hacia arriba sin tiempo de ponerse a tono. Aún así, creo que yendo muy, muy reservón es posible empezar bien la Rompecorazones. Cómo se termine es otra cosa.

    No estaré en Guadarrama, mal que me pese. Me he citado con un tal Almanzor para conquistar su cumbre.

    Te aviso para las próximas de trail que vaya viendo por la sierra. Un besote y a seguir bien,

  8. Klass permalink
    11 agosto 2011 21:25

    Pero como se me ha pasado este pedazo de crónica carreril. Un placer saludarte en la salida del R&R. A ver si organizamos una quedada domingomapomera a la vuelta de las vacaciones.
    Un fuerte abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: