Skip to content

III Vuelta a la Jarosa, 14 de mayo de 2011

16 mayo 2011
tags:


Podría haber sido una carrera más. Simpática al ser la primera de montaña que hago y porque conozco la zona desde hace muchos años. Pero no. Cuando en el futuro los periodistas me pregunten, tenga que hacer discursos en los homenajes a mi trayectoria deportiva o simplemente tenga que enardecer a mis nietos con historias de impacto, la III Vuelta a la Jarosa va a estar probablemente entre las 5 primeras de la lista.
Nadie se podrá quejar de que la lluvia le pilló de sorpresa, porque estuvo jarreando desde más de una hora antes del inicio de la carrera. Que la gente está deseando tener emociones fuertes lo demuestra el hecho de que no se debió rajar nadie y el buen rollo que había en la ¿salida? ¿meta?, bueno, en el punto de encuentro. Y eso que los organizadores lo intentaron, repartiendo las bolsas del corredor, camiseta incluida, antes de la salida.
Pocos corredores, alta proporción de tarados –el sueño dorado de un doctorando de psiquiatría- y un sitio muy reducido fueron los ingredientes ideales para que buena parte de los amigos virtuales nos encontráramos allí. Miguel, Raquel, Belén, David y Carlos, muestra significativa del prestigioso y sonriente Club Caprus, con sus respectivas parejas y parejos la mayoría, en su hábitat natural, como al final confirmaron las clasificaciones.

Los menos numerosos pero no por ello menos entusiastas Gacelas, Gonzalo y David, quienes espero que a estas alturas estén colmando de atenciones a sus santas, mira tú por dónde estas carreras sirven para poner a prueba el amor. No sólo estuvieron allí antes, durante y después, sino que además les cuidaron las mochilas (y a mí también, pero no le voy a comprar un anillo de brillantes a ninguna de ellas), y, lo que es más extraño, no aparentaban estar mosqueadas en absoluto cuando terminó la carrera.
Y algún/a bloguero/a más, como Yolanda, presumiendo de pantorrilleras de compresión.
Bien, dicho todo lo cual, puede imaginarse la prueba como algo parecido al calentamiento de un entrenamiento militar. Montones de barro estratégicamente dispuestos al comienzo de la carrera por si a alguno le quedaba algún trozo de zapatilla limpia (primer resbalón), una desembocadura al embalse llena de agua (fría) de tres metros, por si a alguien le quedaba seco algún trozo de zapatilla (segundo resbalón), y cuestas, cuestas, cuestas, hasta el kilómetro 5.
Que alguien me explique por qué hay carreras (de “correr”) en las que hay que andar. Porque desde luego, los que iban conmigo, andaban todos. Cierto es que no me prodigo en las primeras plazas, pero juro que a la altura a la que iba yo andaban todos.

La Vuelta a la Jarosa tiene dos imágenes impagables, por las que merece la pena ir. Una pared con un camino muy estrecho, con una larga fila de corredores y arriba, al final, como una metáfora, el efecto óptico del pie de la Cruz de los Caídos (qué pena no llevar la cámara de fotos). Por cierto, tercer resbalón. Y el segundo, al inicio de las bajadas, la imagen del valle de La Jarosa, verde intenso, y el cielo gris con las nubes tocando la cima de los montes. Imagen fugaz (otra ventaja de no ir de los primeros), porque en seguida había que mirar al suelo, no sólo por la bajada, sino por el estado del terreno.
Obviamente, la bajada es lo mejor de la carrera, en este caso de animada charla sobre trapitos y zapatos de correr con Carlos-Caprus, al final alcanzados por David-Caprus, a toda velocidad (por eso la cámara no ha podido captar nuestra imagen con más nitidez) y entrada juntos en meta por si acaso no venía nadie detrás, para que ninguno fuera el último de la clasificación. Eso es solidaridad.

No sé si me gustan las carreras de montaña. De momento, más bien no. Pero no me arrepiento de haber estado en La Jarosa. Es un buen aperitivo para la Media de El Escorial, ha sido una gran experiencia y, como siempre, imposible haber estado mejor acompañado.
Todas las fotos de esta crónica han sido sustraídas sin autorización.
Próxima parada: Carrera del Árbol.

Anuncios
12 comentarios leave one →
  1. Rafa (Canalillo Garden) permalink
    16 mayo 2011 14:07

    Estas hecho un todo-terreno Juan, poquito te queda ya para plantearte algún duatlon, y luego ya sabes………….bañador ajustado, marcando paquete, gorrita, gafas de nadar y al triatlon de cabeza :-))).
    Bueno que????, te esperamos este sábado en Soto en la kedada para subir la Hoya?
    Un abrazo
    Rafa

  2. 16 mayo 2011 14:09

    Se nota que lo pasaste bien. No será que eres un poco Caprus? O será gacela?

  3. 16 mayo 2011 14:39

    Me ha encantado la crónica. Aunque más bien no te gusten las carreras de montaña, lo importante es que esta te ha dejado un buen recuerdo.
    Si es que lo pasamos de maravilla!
    Un saludo y hasta otra (de montaña o no, quien sabe?) !

  4. 16 mayo 2011 14:43

    Bueno… Lo importante, ya sea corriendo o andando, siempre es cruzar la línea de llegada y que te quede un buen sabor de boca de la competición… Y ambas cosas las has conseguido…!! Ahora a por la media…

  5. Alejandro permalink
    16 mayo 2011 17:35

    Muy buena crónica, sí señor, disfrutando de la carrera , como debe ser , al menos los que no nos jugamos los primeros puestos.

  6. 16 mayo 2011 21:56

    Otro que se apunta a la Montaña, bueno es como la cerveza, tendrás que probar 5 ó 6 carreras antes de ir cogiéndole el gusto. Felicidades

  7. *Pegasus* permalink
    16 mayo 2011 22:41

    Percibo un entusiasmo creciente por la montaña, Juan. Te advierto que, superado cierto nivel, ya no habrá vuelta atrás.
    Gran crónica, as usual. Me alegró verte por allí y gracias, una vez más, por los imperdibles. Tú sí que vas preparado para cualquier eventualidad.
    Saludos de la Alhambra Reserva que no he bebido…

  8. 17 mayo 2011 06:31

    Buena crónica, Juan… Joder, entre unos y otros, me estais pincando con las carreras de montaña, ya verás que al final me convencéis!! jajajaa…

    Un abrazo, amigo.

  9. Pepemillas permalink
    19 mayo 2011 07:16

    Me gustaría mucho lo de quedar, Juan. Voy a intentar organizar algo en los próximos días, a ver si puede ser. ¿Te apuntarías?

    Empezaré a moverlo por correo y ya por ahí lo vamos viendo.

  10. 19 mayo 2011 07:19

    Oye lo de la Jarosa, conforme pasen los días ya verás como lo vas viendo con mejores ojos. Tómate esta como referencia para otras futuras que hagas y verás como todo coge otro color. Yo estoy deseando probarlo.

  11. 24 mayo 2011 18:22

    Tío, eres un crack.
    Por lo que llevo contabilizado creo que solo te falta la vuelta a la Muralla China y las 24 horas de Indianapolis…

    Me alegra que lo disfrutes a tope.

    Salu2-G

  12. 19 junio 2011 14:35

    Juan Antonio ¡Qué no sabía que este era tu blog, joer!, lo que se descubre hurgándo…hurgándo….un placer haber corrido contigo y disfrutándo un montón mientras charlabamos de “trapitos”, (semos asín, jejeje).
    Espero te enganches más a la montaña, sus carreras son hermosas, y sus gentes increíbles, del paisaje ya lo has dicho tu todo.
    Felicidades, corríste rápido y seguro en la bajada, eres un buen compañero…,sigue así, campeón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: