Skip to content

¿Cuatro? San Silvestres en 5 días

1 enero 2011


Cuando empecé a contar en mi entorno que este año quería correr 4 San Silvestres, todo fueron palabras de ánimo: “Estás tarado”…”Mírate: te estás autodestruyendo”… “Si no por ti, al menos piensa por tu familia”… “Crees que controlas a las carreras, pero son ellas las que te controlan a ti”…. “Pide ayuda, yo conozco a una buen profesional, aunque tú deberías conocer al menos a 200 de tu promoción”…….De hecho, los seguidores de la escuela clínica cognitiva, llamaban mi atención sobre el intento de eliminar la disonancia mediante mi insistencia en la indudable trascendencia mediática que iba a tener mi hazaña. Los conductistas, que me apunto a carreras de la misma manera que los perros de Pavlov solían salivar cuando oían la campanita. Y los freudianos, que es un trastorno obsesivo compulsivo de manual.
Pues bien, haciendo caso omiso a tan constructivas palabras, y cabezota como buen corredor, el día 26 me planté en Valmojado, tras rechazar acudir a Leganés al no encontrar ninguna viinculación entre mi participación en la carrera y la manera en que esta decisión podía servir de ayuda al pueblo palestino.
Valmojado es un pueblecito a la entrada de la provincia de Toledo, donde algún concejal friki se ha empeñado en organizar todos los años una San Silvestre a la que esta vez han ido 411 corredores dispuestos a pasar frío, mucho frío, sin quejarse ni un poco. La presencia de algunos de ellos en camiseta y pantaloncito corto sólo cabe explicarse por los magníficos estofados de cordero que deben de comerse allí. 3 vueltas a un circuito dentro del pueblo, con poca gente –estaría bueno que además estuviera lleno- pero animosa, entre los que se encontraba Julio Rey, con quien pude hacerme una foto al final. Ya se sabe lo que pasa en carreras como esta: dan la salida y todos salen como posesos, y bromitas, a pesar de las fechas, las justas. Una carrera organizada de manera modesta pero con cariño, que archivaré en la biblioteca de los buenos recuerdos.

Y tras terminar la carrera, rápido a casa a ver si llego antes de que les dé tiempo a cambiar la cerradura y a velar armas hasta la siguiente.
Lo malo es que Valmojado también me dejó como souvenir un tremendo catarro que hizo que el martes estuviera, literalmente, planchado. Y el martes era la cita en Móstoles. Nunca antes hubo un combate tan cruento entre la razón y la emoción. En mi hombro izquierdo, un diablillo vestido de rojo me decía que no hay nada más bueno para pasar el trancazo que una buena dosis de sudor; mientras en el derecho un angelito blanco me recordaba que como empeorara, la decepción por no correr el viernes no iba a ser nada comparado con lo que iba a tener que aguantar en casa por empeorar por culpa de esas carreritas. Bajo la convincente amenaza virtual y presa de la tos, opté por reservarme, no sin consolarme pensando que la capacidad para posponer la satisfacción de las pulsiones es, como decía el maestro Freud, señal de salud mental.

Llega el viernes 31, y con él por la mañana la cita de Vicálvaro, una de esas carreras con aspecto de tener su punto de tradición, con inscripciones agotadas y buenas referencias. Allí están Raúl, Jaime, Raquel, entre otros. Mucha gente en las calles, un recorrido con un circuito doble de 8 kilómetros, el tiempo casi perfecto, bien organizada, llegada a la pista del Polideportivo…una vallecana en pequeñito. La escena del día, la ciudadana que increpaba a gritos al policía municipal para que le dejara pasar con el coche porque ella tenía prisa, para mí que era la misma mujer de la carrera del Rock & Roll, no sé, y el buen rollo y cachondeo de los corredores mofándose de la señora.
Tras Vicálvaro, en una vertiginosa secuencia que pienso volver a repetir, rápido a casa, a comer, cambiarse y para Concha Espina, a disfrutar de la Vallecana, evento al que me dejaron asistir sólo porque prometí que ya no iba a correr ninguna otra carrera en lo que quedaba de año.

Ya sé que hay sentimientos encontrados sobre una carrera tan masiva y tan marquista (de marca de marketing, no de marca de tiempos). En mi modesta opinión, si no corres mucho durante todo el año tienes el derecho a hacerlo para celebrar la Nochevieja con un comportamiento un poco extravagante. Y si sí que lo haces, es la única oportunidad de correr con presión cero, a divertirte, incluso a hacer lo que nunca harías en ninguna otra carrera. Por eso elegí quedar con muchos amigos a lo largo de todo el recorrido, reportaje de vídeo y fotos, con brindis con champán incluido, como en las bodas, disfrutar de la gente, que sale a la calle como nunca en Madrid, aprender de la capacidad logística para mover a más de 40.000 personas, y terminar corriendo por las calles del barrio en el que crecí y viví más de 30 años.


Tal Ben-Shahar, un profesor de Harvard experto en psicología positiva, dice: “La felicidad es un recurso ilimitado. La búsqueda de la felicidad se tiene que prolongar durante toda la vida. Es importante dedicar el máximo de tiempo posible a actividades que nos proporcionen un beneficio tanto presente como futuro. Para conseguir la felicidad duradera tenemos que disfrutar del trayecto hacia un destino que consideramos muy valioso. La felicidad no consiste en llegar a la cima de la montaña, ni tampoco en ascender sin rumbo fijo por ella; la felicidad es la experiencia de subir hacia la cumbre”
Que el 2011 sea una parte inolvidable del camino de todos los que leéis este blog.

Anuncios
13 comentarios leave one →
  1. 1 enero 2011 19:01

    Una alegría volver a verte en Vicalvaro. Espero que este encuentro se repita pronto.

    Te tomo prestada la foto.

    Feliz año Juan.

  2. Carlos Perez permalink
    1 enero 2011 19:04

    Bueno maestro, se acabo el 2010 con el honor de haberte tenido de compañero en 8 de mis 10 primeras carreras (en 2011 no tienes excusa para no acompañarme en San Agustin de Guadalix). Ademas, supongo que llevado por un inexplicable “instinto protector” tengo el privilegio de haber ido a tu lado el 66,66 % del tiempo de tu hazaña San Silvestreña (como se nota que me están empezando a obsesionar los números en esto de las carreras!). Por cierto, como puedes decir que disfrutaste? Yo sufrí de lo lindo y tuve que hacer filigranas para no caerme dormido encima de los langostinos…
    Maestro, nos vemos en Fuencarral 😉

    Feliz año a todos y que el efecto Iñigo nos siga ayudando a seguir mejorando día a día.

  3. Gonzalo permalink
    1 enero 2011 19:45

    Estos runners están locos…Justo ayer hablaba con uno que había estado en coma vcuatro días por una parada cardiorrespiratoria en su primera maratón. Le pregunté si su entorno no pensaba que estaba loco cuando empezó a correr maratones de nuevo. Me respondió: los ajenos al running me decían que estaba completamente loco, que la vida no me daría una segunda oportunidad; los runners me animaban. Es que somos así.

  4. 1 enero 2011 20:16

    Hola, Juan… Feliz año, me alegré verte, aunque como siempre en un momento que me decían de cortar he ir para adelante… Jooeerr… que bien escribes… me gusta leerte.
    Un abrazo

  5. 1 enero 2011 20:46

    Creo que los de Teledeporte estaban buscando reportajes.

    Eres un crack.

  6. 1 enero 2011 21:17

    Sin duda: lo bueno es el hecho de subir; la cima es sólo un instante.

    Hay mucho loco suelto… tú estas en la lista,

    Feliz 2011.

  7. halfon permalink
    2 enero 2011 09:53

    Juan que tengas un 2011 lleno de grandes experiencias.
    Has tenido un muy buen fin ded año, el próximo a por las 6.
    Un fuerte abrazo

  8. Rafa permalink
    2 enero 2011 12:08

    Juan cojonuda entrada, todo lo mejor para el 2011 y que tengamos la oportunidad de vernos a lo largo del año que empieza.
    Un fuerte abrazo

  9. Alex permalink
    2 enero 2011 17:35

    Me he reído un montón, buena entrada y feliz 2011

  10. jan permalink
    2 enero 2011 19:28

    tu estas casi peor que yo….

    eso sí, tu aspecto de corredor novato en la foto con raul… a ver si cambiamos de vestuario 😉

    Un fuerte abrazo, a ver si nos vemos pronto

  11. Miguel permalink
    2 enero 2011 20:51

    Tú si que sabes…………..elegir carreras y escribir. Que tengas un gran año.

  12. 3 enero 2011 14:47

    Es que si sigues así, vas a conseguir que a los runners nos prohíban la entrada en espacio públicos cerrados (y parques infantiles abiertos).

    Un abrazo, Feliz Año, y que sigas tan pirado al menos el 2011 !!!

  13. 24 enero 2011 10:36

    Juan Antonio, excelente post. Muy divertido e ilustrativo. Ya veo que estás metido en pleno entrenamiento de MAPOMA y que vas a por todas. ¡Seguro que haces un buen maratón!

    Me gusta la cita que has puesto sobre la felicidad, ya que describe de una forma muy clara lo bonito que es “perseguir objetivos”.

    ¡Gracia por tu post y por tu comentario en edirectivos, amigo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: