Skip to content

Pedestre popular de Guadarrama, 8 de agosto de 2010

10 agosto 2010


Para ser la última carrera de la temporada (mal que me pese), también hay cosas que contar. Lo cierto es que si la corrí es porque me puse de rodillas en la sala de espera de consulta de mi fisio, con los brazos abiertos y gritando: ¡¡”déjame correr el domingo, por favor, déjame correr el domingo!!”. El caso es que por h o por b, más por b que por h, obtuve el beneplácito bajo una mirada que parecía decir “allá tú; si se te jode más el sóleo, más te facturo”.
De modo que con la insensatez propia de nuestra (plural mayestático) condición de corredores nos dirigimos en el día de autos a las mesas de entrega de dorsales, en las que la cola de la mesa F era inaudita. No es que fuera, como algún bloguero ha apuntado, un problema de organización. Es que si te apellidas Fernández, y eres corredor, te apuntas a esta carrera.
Es curiosa la condición humana, la tendencia de la mente a la eliminación de incertidumbre: ves una cola, y te pones en ella, aunque no seas inglés, hasta que harto de esperar preguntas al de delante “oye, esta cola ¿para qué es?”, eso y porque ves las otras mesas vacías y te preguntas qué hay que hacer para estar allí.
Pues una vez recogido el dorsal, en una mesa vacía gracias a mi nada plebeyo apellido, tras superar el momento de pánico de no saber si el número que te ha correspondido es el 089 o el 680 (sólo el sutil hecho de que el nombre tiene que estar boca arriba me sacó de dudas), y después de hacer como los Duques de Kent tras la final de Winbledon (ir recorriendo la cola parando de vez en cuando a hablar con alguien, pero en este caso de cosas interesantes), vamos al punto de encuentro en el que alternativamente (y según iban abandonando la famosa cola) veo a Alfonso y Olga, Edu, Belén –con sus niños, que corrieron la carrera de peques, ya hablaremos de eso más adelante-, Rafa, Pepe, David, Juan Luis, y alguno más. También encuentro emotivo con un compañero del colegio al que no veía hace ¡¡25 años!!. Ya se ve: unos usan Internet para ligar, y otros para encontrarse con su pasado.
Encuentros fugaces con los amigos blogueros, parece mentira un sitio tan pequeño y lo fácil que es para dispersarse: nos veíamos, nos separábamos, nos veíamos, nos perdíamos, y así. En mi caso, el pequeño de mi saga también corría, en la misma carrera que los de Belén (que por cierto, han salido a su madre en lo de la velocidad). La carrera me sirvió de calentamiento y de inevitable derrota -véase a la bala roja de la foto-.

Nuevo encuentro masivo en la salida, para volver a perdernos al rato. Con las charlas, y tal y tal, me olvidé de conectar el crono, precisamente tenía que ser en una de las mejores carreras que he hecho. Es lo que tiene ir encontrándote a la familia política, no tanto porque hayan salido a animarte, iban a por el periódico y no podían cruzar la calle por la carrera.
Ya se sabe que en esta carrera los cuatro primeros kilómetros son de subida permanente. Pero ¿qué decir? Cuando uno ha corrido en dos meses la Media de El Escorial y ha subido la rompecorazones, eso ya no son cuestas. Bueno, y que también se entrena bastante. En un día de tanto bochorno, lo importante era mantener un ritmo constante porque los dos siguientes tramos se puede recuperar.
En efecto, la bajada desde Los Molinos a Collado Mediano (ah, Miaccvum, qué recuerdos) se hace muy bien y luego la larga recta final hasta Guadarrama (con la torre de la iglesia al fondo, y más al fondo Abantos, vista espectacular) es para lucirse. De menos a más, manejando los ritmos y las pulsaciones, disfrutando de la carrera como nunca.
De hecho, uno de los mejores momentos fue cuando nos acoplamos durante un trecho tres corredores, una chica con la que había coincidido en varios tramos, y un chico alto con una bandera confederada en la cabeza de paso muy controlado y constante, que por cierto me había pasado en la cuesta de Abantos de El Escorial, y al que me hubiera gustado empujar contra unas zarzas para vengar la afrenta. Una sensación curiosa, exactamente al mismo ritmo, acompasando los pasos, casi como una coreografía, notas que vas rápido y la sensación de esfuerzo es menor: hay que repetir esta experiencia.
Al final de la carrera, el chico me sacó unos metros y la chica quedó algo atrás, pero me hubiera gustado darles las gracias, porque sin crono y todo, hice menos de una hora, y probablemente menos de 59, tres minutos menos que el año pasado, ya veremos las clasificaciones porque el chip era distinto, se ve que el Concejal de Deportes de Guadarrama es un poco friki y ha traído de USA un sistema de control por radio (o sea, tiempos brutos, vamos) que como se estaba probando obligaba a que al terminar un voluntario te pasara un lector como si fueras un pack de salchichas del Mercadona.
En fin, muy buenas sensaciones, pero ahora toca lo primero recuperar el sóleo, hacer volumen (esos rodajes por la playa de La Barrosa, cómo los voy a disfrutar), prueba de esfuerzo a mediados de Septiembre para preparar la gran cita del año que viene y espero que reencuentros con las carreras el día 29 de Septiembre, Madrid corre por Madrid, a la que me apunté en Bikila por un impulso irrefrenable.

Anuncios
12 comentarios leave one →
  1. Carlos MM permalink
    10 agosto 2010 07:25

    Juan,

    Muy bien te veo, aunque por experiencia eso de correr lesionado no es bueno.

    Querría haber ido, pero al final me dió pereza apuntarme. Eso sí, mientras vosotros estábais subiendo la mierdecilla esa de cuesta hasta Los Molinos, servidor se subía el monte Abantos saliendo desde casi el Zaburdón… ¡qué dolor de piernas ayer!

    Ánimo. Ya hablaremos de retos para el año que viene, yo busco compañía para ir a 5:50 el mil…

    Un abrazo,

    CMM

  2. Halfon permalink
    10 agosto 2010 08:00

    Juan, da gusto leer como hiciste la recta de vuelta, precisamente el chico que dices de la bandera en la cabeza estuvo conmigo un rato hasta que tuvo que parar a des-hidratar.

    Ya te comenté que el 26 en Cerceda hay unas cuestecitas muy majas …

    Buenas vacaciones y carga las pilas y descarga el soleo que la temporada próxima tienes un gran objetivo.

    Un fuerte abrazo,

  3. 10 agosto 2010 08:07

    Buena carrera Juan, hacía calorcito y humedad. Ahora toca reposar las molestias y descansar si se puede.
    Salu2 y nos vemos en otra.

  4. 10 agosto 2010 11:22

    Como siempre una gran crónica, detallada y amena, a pesar de esa inoportuna lesión se te ve bien, con buenos ritmos e ilusionado por lo que viene. Felicidades por la carrera.

  5. Miss Pegasus permalink
    10 agosto 2010 13:43

    Genial crónica, Juan…
    Lo de la fila de los Fernandez es un misterio que queda fuera de los límites de la mente humana.
    Me sorprendió, también, la facilidad para perdernos a pesar de lo reducido del espacio donde nos encontrábamos.
    El bala roja es un campeón, logró terminar y su esfuerzo tuvo recompensa (Por cierto, ¿te percataste que las bebidas para los peques venían calentorras, mientras que las de los mayores estaban refrigeradas?).
    Espero que te recuperes pronto de la lesión del sóleo… Si hay que hablar con el fisio, nos avisas y vamos en grupo para hacer más presión.
    Disfruta de tus vacas.
    ¡Nos vemos en alguna otra carrera!

  6. victor permalink
    10 agosto 2010 18:07

    Buen broche para cerrar la temporada, ahora a descansar y recuperar ese soleo. Me alegra que tengas en mente el MAPOMA 2011…bonita temporada se te presenta.

    PD: Que monazo de pincharme un dórsal leyendo tú crónica.

    Un abrazo

  7. CELINA permalink
    11 agosto 2010 10:37

    Qué buena crónica! enhorabuena también por esas buenas sensaciones, reencuentros, etc. Ánimo

  8. 11 agosto 2010 20:48

    Juan tus crónicas son las mejores!! No pierdes detalles!
    Buena carrera y ahora toca recuperar si es que todos somos así, con pata de palo pero corrermos 🙂
    bss
    Tania

  9. Alex permalink
    12 agosto 2010 07:33

    Da gusto leer tus crónicas, me gusta como escribes, dan ganas de haber estado allí, pero no en la fila de los Fernández.
    un abrazo

  10. 12 agosto 2010 13:22

    Juan, lo tuyo es bastante grave, sabes?
    Se rumorea que te estas planteado ir a playa haciendo tiradas de 10km por la A4.

    Me alegro que te queden todavía fuerzas a estas alturas del año.

    Un abrazo, Guillermo.

  11. 16 agosto 2010 15:42

    Buenas Juan. Veo que has progresado mucho desde la última vez que hablamos en Bilbao., hace ya tiempo. Bueno ya me habia dicho JR que habias hecho la media de Segovia.
    Me he enterado que tenias Blog por medio de Halfon, amigo común.

    De lo de correr medio lesionado no te digo nada, que aconsejamos unas cosas (eso no se hace), y luego hacemos otras, estoy yo para hablar

    Un saludo
    Marcos

  12. 23 agosto 2010 15:49

    Otro que corre medio lesionado….

    Buena carrera y mejor tiempo. A ver si estos días has sido bueno, y has descansado y te has recuperado, eh?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: