Skip to content

La Noche de Miaccvm, Collado Mediano, 24 de Julio de 2010

26 julio 2010

Merece la pena correr durante el invierno en carreras algunas veces insulsas, porque recorren polígonos sin gracia o a lo largo de recorridos vacíos de gente, para acordarte a lo largo del año de noches como la que vivimos en Collado Mediano. Seguro que muchos días vamos a desear repetirla.

Es difícil encontrar una carrera más original; también probablemente más divertida, en especial si como suele ser habitual tienes tan buena compañía; y desde luego el peligro y con ello algo de dureza que le dan el puntito para que nadie se relaje.

Veamos. En términos objetivos, salir de tu casa a final de la tarde de un sábado, en algunos casos hacerte 60 kilómetros, para que te pongan una luz en la cabeza como si fueras el protagonista de tu propio delirio y correr 8 kilómetros entre pedruscos al lado de unas ruinas que por supuesto no ves, es propio de chalados. Para racionalizarlo, diremos que hemos pasado una noche fantástica, corriendo a la luz de la luna de verano, disfrutando de cada minuto de camaradería, es una suerte vivir una experiencia así.

Crónica de la carrera: aprovechando un segundo de descuido, me escapo de casa con mis bártulos de correr. Como estoy al lado de Collado Mediano, con decir al volver que he salido a por tabaco, listo. Una fuerza irresistible me había llevado a apuntarme a la carrera en el último segundo, y no los comentarios de Jan por email “vamos, vamos, creo que se han apuntado docenas de bellísimas mujeres”, cosa que por otra parte no era cierta (salvo contadas pero no por ello menos honrosísimas excepciones).

A modo de Comité de Bienvenida, el propio Jan y Edu y su mujer. Recogida inmediata de dorsal y chip (entendámonos, en esta carrera la palabra “aglomeración” es un anatema). No faltaba de nada: servicios químicos, fisios, guardarropa, barra, concurso de disfraces,…Al rato llega Belén –Oh Aquella Que Sin Entrenar Corre En 47-, José Antonio, y tras una profunda conversación sobre cómo íbamos a portar el frontal, y las probabilidades de que se nos cayera a los dos minutos de carrera, nos dirigimos al escenario para observar a los disfraces, algunos de ellos realmente meritorios, no por lo elaborados, sino porque correr con ellos –ojo al sujeto que se disfrazó de Obélix- iba a ser, digamos, complicado.

Todo esto no eran más que subterfugios para esperar a que se hiciera de noche para empezar a correr. Haciendo tiempo, nos dirigimos los cinco a la línea de Salida, hábilmente dirigidos por la mujer de Edu, para hacernos una foto, y cuando quisimos darnos cuenta ¡¡ venían detrás de nosotros todos los corredores ¡! Descartando factores como nuestro carisma o belleza, era evidente que estaban todos deseando empezar.

Como ya no pudimos volvernos para atrás, esto condicionó que saliéramos a toda velocidad, madre mía, qué primer kilómetro. Como no es que tuviera una sensación de déja vú, sino que exactamente era lo mismo que me había pasado el año pasado en Torrecaballeros, aflojé un poco mientras mis poco solidarios compañeros seguían a su ritmo.

Es una sensación curiosa correr en la oscuridad dentro de un río de pequeñas luces, oyendo en muchos casos sólo la respiración de los otros corredores, con señales luminosas colgando cada poco de los árboles y voluntarios saliendo de la nada para indicarte el camino. La carrera es peligrosa, de hecho hay que estar muy atento porque entre la oscuridad y el polvo (me refiero a la arenilla que levantaban los de delante al correr) se veía aún menos, había zonas con irregularidades y piedras, y de hecho de vez en cuando se oía cómo alguno se esnafraba.

Carrera de menos a más (gracias sobre todo a que una deidad romana, probablemente Venus, disfrazada de mortal corredora, de melena color miel y caderas de marfil -¿o era la luz de mi frontal?- se picó conmigo sin ninguna, lo prometo, ninguna provocación por mi parte y me permitió terminar en unos irrelevantes 45:26).

La Organización, que no pudo cumplir su promesa de celebrar una barbacoa, nos obsequió con la actuación de una vocalista tras la entrega de premios, la promesa de repetir el año que viene, y la tradicional bacanal con la que suelen finalizar estos eventos.



Próxima cita: Pedestre Popular de Guadarrama

Anuncios
13 comentarios leave one →
  1. 27 julio 2010 05:08

    que bien nos lo pasamos… Hombre, exageré un poco las cualidades de las féminas para convencerte… nosotros llevábamos a las más guapas. Pero mereció la pena, a pesar de las caídas, la polvareda, las torceduras…

    Las fotos son impagables, antes de la carrera felices y jugueteando con los frontales, al acabar con cara de susto y de haber pasado por el infierno…

    Un fuerte abrazo

  2. Miss Pegasus permalink
    27 julio 2010 06:31

    Juan, genial crónica… empiezo el día con una sonrisa…

    Te pongo un diez en esta frase: “salir de tu casa a final de la tarde de un sábado, en algunos casos hacerte 60 kilómetros, para que te pongan una luz en la cabeza como si fueras el protagonista de tu propio delirio y correr 8 kilómetros entre pedruscos al lado de unas ruinas que por supuesto no ves, es propio de chalados.”

    A mí también me ha parecido la carrera más bonita y con más encanto del año. Una experiencia que hay que vivir y repetir, a ser posible.

    Me está tentando lo de Guadarrama, ya que andaré por allí. ¿Son 15 km al final?

    PD. Creo que Edu y Gema aún no se han casado, pero todo se andará 😉

  3. 27 julio 2010 09:07

    Estas carreras son para el verano, lástima lo de la barbacoa.

  4. 27 julio 2010 10:22

    De Licantropos no ibá la historia, sin la barbacoa… preciosa crónica…
    Me anoto esta carrerita, mientras iré pensando en el disfraz, jejeje
    Ciao

  5. 27 julio 2010 14:40

    Qué chulada de carrera, ya me comentó Jan un poco. Espero que el año que viene repitan, me apunto fijo! ahora tengo que pensar en el disfraz… un besiño

  6. 27 julio 2010 15:01

    Mucha buena gente en esas fotos de la carrera… Así cualquiera!! Ha tenido que estar genial!

    Un abrazo!

  7. Alex permalink
    27 julio 2010 15:54

    Por tu crónica y por lo que me ha contado Jan veo que lo habéis pasado genial, mucha envidia sana.

  8. Saturnino permalink
    27 julio 2010 16:12

    Tiene buena pinta; ese tipo de carreras son las que gustan en verano, desenfadadas y en las que reina un buen ambiente.
    Bonita crónica.
    Un saludo.

  9. 27 julio 2010 16:28

    Excelente crónica Juan!
    El domingo Jan nos contó todo los detalles de la carrera, me alegro que hayan disfrutado, que es lo importante!
    bss
    Tania

  10. 28 julio 2010 13:38

    Me has puesto los dientes largos Juan, tengo apuntada una carrera de montaña nocturna en Octubre y creo que me has dado el empujón que necesita para decidirme a correrla.

  11. Halfon permalink
    28 julio 2010 13:39

    Muy buena crónica de la simpática carrera, me la apunto ya que me pasa lo mismo que puedo salir a por tabaco, lástima que no fume.

    Nos vemos en Guadarrama.

  12. el galgo de manoteras permalink
    31 julio 2010 17:04

    Bonita cronica,si que lo pasamos bien vaya carrera fue original.

    El dia 8 estare para que me guies en Guadarrama haber que podemos hacer.

    Un abrazo.

  13. 8 agosto 2010 09:34

    Bua ! otra que me pierdo.
    Y el caso es que me entero ahora mismo, que desastre.

    Bueno gracias a ti la he disfrutado igualmente.
    Espero hacerlo en persona el año próximo porque tienen una pinta cojonuda.

    La crónica como siempre espectacular.

    Salu2- Guillermo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: