Skip to content

Aquiles, el de los pies ligeros

25 diciembre 2009

“El Pélida salvó un tiro de lanza, dando un salto con el ímpetu de la rapaz águila negra, que es la más fuerte y veloz de las aves; parecido a ella, el héroe corría y el bronce resonaba horriblemente sobre su pecho”

Odio la bofetada de frío al salir de casa a correr en invierno.
Me encanta el vaho que se produce al respirar los días fríos y húmedos.

Odio dejar a la familia para correr. Odio no poder evitarlo.
Me encanta chocar las manos a los niños que salen al paso de los corredores. Me encanta correr con los míos los últimos 100 metros de las carreras.

Odio las molestias en las piernas cuando estoy entrenando.
Me encanta el dolor en las piernas el día siguiente a una carrera.

Odio estirar.
Me encanta el sabor de la cerveza después del esfuerzo.

Odio que me adelanten cuando estoy entrenando.
Me encanta leer las historias de los demás corredores.

Hoy es Navidad. Esta mañana he madrugado sólo para salir a correr. He corrido solo, disfrutando del silencio, en esos momentos para uno mismo en los que los problemas se centrifugan y que tanto ayudan a llevar el día a día. Disfrutando del frío, del cansancio. No quería parar, me he olvidado del reloj, me he olvidado de la distancia. Mientras corría, he escrito esta entrada. Me sentía como Aquiles, el de los pies ligeros: invencible.

Anuncios
10 comentarios leave one →
  1. 25 diciembre 2009 22:26

    Me ha encantado.

  2. Halfon permalink
    26 diciembre 2009 07:02

    En la mañana de Navidad me sentía como tú, bueno y en todo lo demás

  3. 26 diciembre 2009 08:15

    Yo también he salido, pero después de la cena del día anterior, me sentía como Agamenón. Y dirás, si Agamenón no corría y estaba viejo y gordo. Bueno, pues eso.

  4. 26 diciembre 2009 15:43

    muy buena entrada.

    Yo odio los días en los que tengo que pararme a los 5 km cuando tenía pensado correr 14.
    Me encanta salir a correr el día siguiente porque estoy más motivado que nunca.

  5. Gonzalo permalink
    26 diciembre 2009 17:03

    Pensaba que iba a salir yo solo. He salido el día 25 a las 9 de la mañana, y para mi sorpresa, me he encontrado con 10-12 incondicionales. Probablemente el 1 de enero haré lo mismo, son rodajes muy especiales.

  6. 26 diciembre 2009 17:12

    Yo sigo de vacaciones, disfrutando de mis hijas. Pero me dais una envidia… preciosas reflexiones, juan

  7. Alex permalink
    26 diciembre 2009 22:09

    Muy bonito, muy escrito y descrito. yo también escribo mientra corro. De lo mejorcito que he leído últimamente.

  8. 27 diciembre 2009 15:06

    Me encantan lo que te encanta, pero no odio estirar… bonita entrada.
    Slds

  9. 27 diciembre 2009 20:30

    Fer, Halfon, Vicman, Gonzalo, Jan, Alex: pues muchas gracias
    Risco: bueno, espero que tus similitudes con Agamenón terminen ahí 😉
    Jaime: no puedo evitarlo, sé que estirar es absolutamente necesario pero me parece casi, casi tan aburrido como nadar

  10. 27 diciembre 2009 21:38

    Buena entrada Juan Antonio, veo que disfrutas corriendo y odias las mismas cosas que yo (y muchos de nosotros….)

    Un saludo
    Quique

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: